Síguenos en:

Despejar su panorama político, mantener la capacidad de abastecimiento de productos básicos, avanzar en el tema de la formación de los jóvenes en concordancia con las necesidades que tienen los empresarios para sus procesos productivos, así como acelerar la digitalización de las empresas, hacen parte de los retos sobre los que el país debe seguir trabajando.

Lo dice Julián Domínguez, quien en este último año llevó la vocería de Consejo Gremial Nacional (CGN), cargo que está apunto de entregar para continuar con su labor al frente de Confecámaras.

El directivo señaló que esos retos también pasan por trabar más duro por superar la informalidad laboral y empresarial frente a lo cual es indispensable en apurar las reformas (pensional, laboral) que tiene pendientes el país.

El 2021 fue un año muy retador en medio de la recuperación y con un paro nacional que dejó grandes grietas sociales ¿Qué lectura hace?

La palabra es resiliencia, la gran capacidad que tenemos como sociedad de remontar los retos. La pandemia nos vetó como sociedad y lo mismo hizo el paro, por eso lo importante es lograr adaptarnos a nuevas formas y caminos a partir de comprender cuáles son los fundamentales que nos permitan superar estos retos y los retos que nos imponen en la conversación nacional son la corrupción, la generación de más empleo, la seguridad, la educación y la salud.

¿Cuáles fueron las propuestas del Consejo Gremial para encontrarle salidas a esas problemáticas?

Precisamente nos hemos centrado en plantear soluciones para cada uno de esos retos y en esa materia venimos trabajando por generar alrededor de 2 millones de nuevos empleos a partir de las propuestas de reactivación planteadas.
Nuestra agenda también ha abarcado un trabajo de seguimiento a la gestión pública, la veeduría de grandes proyectos y un ejercicio muy activo con instituciones como la Fiscalía y las Fuerzas Armadas, entre otras, para dos temas fundamentales. Por un lado, que no se transgredan las normas ni se vandalice la protesta social, y por otro, garantizar la logística y el abastecimiento del país, labor que hemos realizado con las fuerzas de seguridad.

Una de las grandes preocupaciones de los empresarios es la formación de los jóvenes...

Sí, por eso presentamos un programa revolucionario que quedó plasmado en el Plan de Desarrollo basado en la educación dual, esto es formar a los muchachos a través de las universidades empresariales en programas de tres años. El 61 por ciento de los empresarios dice que no encuentra los colaboradores que requieren para su actividad en el país, entonces, es necesaria esa reformulación.

De hecho, firmamos un acuerdo con el Gobierno para profundizar en la acreditación de las carreras de educación dual, ampliar el ámbito de divulgación de esta alternativa entre los empresarios y los jóvenes, y al mismo tiempo generar muy rápido unos acuerdos con el Sena.

¿Cómo les fue con el tema de la vacunación en las empresas?

Lo que hemos venido haciendo con la vacunación y los protocolos de bioseguridad es un trabajo muy intenso de cara a la reactivación. Hemos logrado que el Consejo Gremial participe en todos los comités que se han creado para hacerle seguimiento a esa reactivación. Estuvimos muy atentos a la reforma tributaria con propuestas audaces, en reforma tributaria solidaria y en unos temas que siguen siendo un cuello de botella para el país, como mejorar la internacionalización de la economía.

¿Cree que hay avances concretos de esas propuestas?

Uno de los resultados es la reactivación, pues el crecimiento del PIB se ha llevado por encima del 10 por ciento, es parte de todo este esfuerzo hecho en conjunto con el Gobierno, porque sin protocolos de bioseguridad, sin impulso al proceso de vacunación en las empresas, sin haber logrado el acceso a nuevos créditos, los subsidios a los salarios, la aceleración de la infraestructura de vías y carreteras o la recuperación de la construcción de viviendas, entre otras, el país no tendría los resultados que estamos viendo.

¿Qué se necesita para que la economía no pierda tanto su ritmo en el 2022?

Los retos tienen que ver con despejar el tema político que es muy importante, porque como nunca antes en la historia del país, se están enfrentando voces que atacan al sector privado, la libertad de empresa y la económica. Allí hay un primer desafío que será fundamental en las elecciones de marzo de Congreso y las presidenciales en mayo y junio.

Lo segundo es mantener la capacidad de abastecimiento de productos básicos de la economía, lograr que las cadenas globales de valores, de transporte, logística, almacenamiento y de puertos funcionen de manera eficiente. Allí hay una necesidad de proteger la dinámica económica a partir de atacar también la extorsión, el contrabando, la informalidad que generan un mal clima que afectan ese abastecimiento.

También está el tema de la sincronía entre lo que los empresarios requieren para sus procesos productivos y las personas que se vinculen a estos, por eso la insistencia en la educación dual, el otro gran reto es la digitalización. Tenemos que incorporar muchos estímulos a la digitalización en las empresas para hacer mucho más eficientes sus procesos productivos.

¿Dónde quedan las reformas que el país requiere para seguir avanzando?

Desde el Consejo Gremial construimos una agenda al 2025 que readaptamos y entregamos al Gobierno y a la que le hacemos seguimiento permanente. Dicha agenda contempla esos grandes retos, como la necesidad de formalización de la economía. Allí hay una propuesta de fondo para hacer formalización empresarial y laboral.

En segundo lugar es indispensable la reforma pensional que realmente les brinde unas garantías a las futuras generaciones que lleguen a la edad de jubilación. También se requiere con urgencia una reforma laboral, porque el régimen actual es antiguo, obsoleto y que no responde a las nuevas actividades empresariales.

Otro tema es el de la educación, al cual ya me he referido y por último, están los temas de salud, en los que hay que avanzar para lograr que el país termine su reactivación sin restricciones.

Aquí el papel de los legisladores es clave ¿Cuál es el mensaje para ellos?

Vemos congresistas muy conscientes de las necesidades de dichas reformas, pero es fundamental superar los brotes de populismo que a veces impiden que se avancen en ello. En ese sentido, es clave entender que ese pacto al que hemos venido convocando para resolver los asuntos de empleo, corrupción, salud, educación y seguridad, que son los grandes temas, no tengan sesgo ideológico que terminan siendo muy perversos en el momento de tomar decisiones que a veces son drásticas y en ocasiones dolorosas, pero necesarias para hacer sostenible el Estado en el largo plazo.

 

* Tomado del periódico El Tiempo