Síguenos en:

Beneficios del Gobierno Corporativo

Como ya se ha explicado, el gobierno corporativo incide en el crecimiento, el desarrollo sostenible y, en términos generales, en el bienestar de la empresa. Este bienestar se busca estratégicamente en los siguientes objetivos:

1. Acceso al Financiamiento

En aquellos países donde se respetan los derechos de la propiedad, las empresas tienen mejor acceso al financiamiento y es probable que realicen más inversiones y crezcan con mayor rapidez. Los derechos de propiedad adecuados pueden tener grandes efectos en el crecimiento a través del mayor acceso al financiamiento.

  • Un gobierno corporativo acertado puede incrementar el acceso de las empresas a financiamiento externo, lo que a su vez puede generar inversiones más importantes, mayor crecimiento y más empleos.
  • Una gestión acertada puede reducir el costo de capital y aumentar el valor de la empresa, haciendo que las inversiones sean más atractivas, lo que a su vez puede impulsar el crecimiento y la creación de empleos.
  • El buen gobierno produce mejoras en el desempeño operacional a través de una asignación más adecuada de los recursos y una mejor administración, y en términos generales, crea riqueza.
  • Un buen gobierno corporativo puede reducir el riesgo de que se produzcan crisis financieras, cuyos costos económicos y sociales suelen ser devastadores.
  • Un buen gobierno corporativo se traduce en mejores relaciones con todas las partes interesadas: las relaciones laborales florecen y aumentan posibilidades de optimizar aspectos sociales tales como la protección al medio ambiente.

2. Mayor valoración de las empresas

De igual forma, las buenas prácticas de gobierno corporativo inciden en el costo de capital y la valoración de las empresas.

La avenencia entre socios minoritarios y accionistas controlantes redunda en un menor costo del capital y una mayor rentabilidad, lo cual incrementa la valoración de la empresa permitiéndole acceder a financiamiento cuyas tasas de interés son preferenciales para empresas con buen gobierno, aún cuando los prestamistas no tengan la certeza de recibir una tasa de rentabilidad adecuada.

3. Mejor desempeño operacional

Un gobierno corporativo adecuado también agrega valor mejorando el desempeño de las empresas a través de una administración más eficiente, la mejor asignación de los activos y mejores políticas laborales, entre otras eficiencias similares.

Los estudios realizados en Estados Unidos, Corea y otros países señalan de manera contundente que, a nivel empresarial, un buen gobierno corporativo propicia un aumento de las tasas de rentabilidad sobre el capital accionario y una valoración más elevada, así como también un aumento de las utilidades y las ventas.

4. Menor riesgo de crisis financieras

Las prácticas de gobierno corporativo inciden también en el comportamiento de las empresas en épocas de perturbaciones económicas y contribuye efectivamente a que se prevengan dificultades financieras graves que, como ha sucedido, pueden afectar negativamente a toda la economía.

De igual forma, éstas prácticas pueden cumplir un papel importante para determinar el comportamiento de las empresas, especialmente en lo que respecta a los intereses que podrían tener quienes poseen información privilegiada para expropiar activos de accionistas minoritarios en épocas de dificultades financieras graves.

Así mismo, en un estudio sobre el desempeño de las acciones de compañías que cotizan en bolsa de la República de Corea, Filipinas, Indonesia, Malasia y Tailandia, se concluyó que las empresas que divulgan sus estados contables de una manera más adecuada, y en las que la concentración de propiedad externa es mayor, tienen un mejor desempeño. Estas conclusiones a nivel de empresas son coherentes con la opinión de que el gobierno corporativo es útil para explicar el desempeño de las empresas durante una crisis financiera.

5. Mejores Relaciones con otras partes interesadas

Además del propietario principal y la administración, las empresas tanto públicas como privadas deben lidiar con muchas otras partes interesadas, entre ellas, bancos, tenedores de bonos, empleados, gobiernos locales y nacionales. Cada una de esas partes supervisa, incentiva y aplica medidas disciplinarias afectando de diversas maneras a las empresas y su administración. A cambio de ello, recibe ciertos derechos de control y al flujo de fondos que guardan relación con la propia ventaja comparativa de cada parte interesada porque generalmente mantienen una relación constante con las empresas.

En los aspectos de gobierno corporativo relacionados con las partes interesadas se observan dos formas de comportamiento: la administración por partes interesadas y la participación en cuestiones sociales. En ambas es necesario entonces, tener cuidado y llevar buenas relaciones que beneficien a la empresa.