Síguenos en:

Manejo de conflictos

El marco legal de cada país establece los presupuestos normativos para garantizar los derechos mínimos que se derivan de los contratos societarios, lo cual es hoy insuficiente. Es fundamental que las compañías se autorregulen, más aún frente al inminente desarrollo de la globalización y la apertura de los mercados, y entender que muchos de los retos que representa el futuro se coligen necesariamente en la forma en que se organiza la empresa, como indicador de confiabilidad y competitividad.

En este aspecto el concepto de Gobierno Corporativo busca regular y administrar todos los “problemas de agencia” en pro de un óptimo desempeño.

 El desempeño de la empresa depende directamente de la interacción entre sus participantes, los incentivos y las estructuras de tomas de decisiones.

Estos conflictos son generados por la relación que se presenta entre el propietario del capital y la persona o personas encargados de su administración, de forma que al administrar dinero de otros y no el suyo propio, no le vigilan o administran en la forma en que lo realizaría el dueño.

De la desalineación de intereses entre los dueños del capital y los administradores, pueden generarse situaciones en detrimento de los intereses de los accionistas.

Frente a esto el concepto de Gobierno Corporativo busca controlar la generación de estos conflictos que se presentan en tres grandes esferas:

  1. Socios o Accionistas VS. Administradores:
    El principal problema se presenta por la insuficiencia o la falta de mecanismos de control internos que regulen la situación de los administradores. Esta falta de control permite al administrador la realización de negocios que aumenten su patrimonio sin presentar beneficios para la empresa, o que incurra en prebendas excesivas que complementan sus beneficios laborales, generando detrimento para la actividad y sostenimiento de la sociedad.
     
  2. Accionistas Mayoritarios VS. Accionistas Minoritarios:
    En este aspecto la mayor dificultad se presenta en la forma en que se toman las decisiones al interior de la empresa, dado que el principio de una acción un voto (principio fundamental del Gobierno Corporativo) implica unos riesgos de expropiación para los accionistas minoritarios.
     
  3. Grupos de Interés Vs. Empresa:
    Se consideran grupos de interés los empleados de la compañía, los tenedores de títulos, los órganos de regulación, control y vigilancia, los competidores y los acreedores; estos tienen diversas relaciones con la empresa, relaciones que dependen directamente de la gestión que se le den a los recursos, dado que en ello radica la sostenibilidad en las relaciones económicas que entre estos se presentan, las garantías que pueda brindar la organización al mercado y las garantías en el pago de sus acreencias.

Es por todo lo anterior que al presentarse problemas en la gobernabilidad de la sociedad se afecta directamente la relación con estos grupos de interés, quienes pueden ver como se disipan paulatinamente las garantías que sus acreencias poseen, y como la sostenibilidad económica de la empresa en la cual tienen interés se derrumba a causa de malos manejos administrativos.

¿Qué hacer al respecto?

Las sociedades deben realizar un análisis de tal manera que logren localizar sus fortalezas y debilidades; teniendo en cuenta la forma en que son gobernadas y controladas, y prever el cumplimiento efectivo de las obligaciones, responsabilidades, funciones y atribuciones por ellas mismas constituidas o legalmente establecidas.

Todo esto debe propender a una participación más activa y equitativa en la toma de decisiones, al establecimiento de juntas directivas más capacitadas, transparentes y responsables, al ejercicio de un control efectivo al interior de la empresa y al aseguramiento de los derechos de los inversionistas y los denominados grupos de Interés. De tal forma que se logre evitar en cualquier momento que el interés particular prevalezca sobre el interés de la sociedad.

Aparece frente a esto, como herramienta idónea, la adopción de Prácticas de Buen Gobierno Corporativo, mediante los cuales se regulen de manera efectiva los problemas de agencias. Estos instrumentos deben generar un marco autorregulatorio que garantice a los accionistas y otros aportantes de recursos confianza en cómo se realiza la gestión empresarial.

El marco autorregulatorio de la empresa incluyen los principios de Gobierno Corporativo y responsabilidad empresarial, así como políticas para el manejo del riesgo y la compensación de los administradores.

Paralelamente, se debe gestionar la aplicación efectiva de éstos principios contenidos en los Códigos, para lo cual se recomiendan el Arbitraje y los Métodos Alternativos de Solución de Conflictos, de manera que se asegure el cumplimiento y la eficacia en la aplicación de las reglas de Gobierno Corporativo.

Consulte los textos recomendados: 

Perspectivas legales del gobierno corporativo en Colombia
Gobierno corporativo: Lo que todo empresario debe saber
Código Modelo de Ética y Buen Gobierno Corporativo para las Cámaras de Comercio, Confecámaras